10 Hábitos Japoneses que el resto del mundo debería adoptar

 

mapajaponEstas deberían de ser costumbres que todas las personas deberíamos de seguir y no solo los japoneses. Sería bueno que las empezáramos a poner en práctica en nuestra sociedad hasta que se vuelvan parte de la cultura

Quitarse los zapatos al llegar a casa.

En prácticamente todas las residencias de Japón puedes encontrar un genkan, una especie de escalón bajo la entrada principal. Los japoneses acostumbran a quitarse los zapatos, dejándolos en el genkan y entran a la casa solo con calcetines o con sandalias  que solo se usan en el interior de la residencia. Este hábito contribuye a evitar posibles contaminantes traídos de la calle, además ayuda a mantener la casa más limpia.

Agradecer antes y después de las comidas.

Los japoneses tienen el hábito de iniciar su comida con la palabra “Itadakimasu” (いただきます), que sería una forma de agradecimiento hacia todos aquellos que directa e indirectamente contribuyeron para que aquella comida pudiera estar en la mesa. Al terminar los alimentos, ellos mencionan la frase “Gochisōsama deshita” (ごちそうさまでした), que puede traducirse como “Gracias por esta comida”.

Usar tapabocas.

Durante todo el año es posible ver a un gran número de personas portar sus tapabocas, ya sea debido a alergias como el kafunsho, virus o los resfriados. A muchos les puede extrañar este hábito, sin embargo, es de ayuda para prevenir la transmisión de una simple gripe y otras enfermedades contagiosas.

Hacer ejercicio antes de iniciar el trabajo.

Los japoneses acostumbran a hacer un poco de gimnasia matinal coreografiada antes del trabajo. Se conoce como Radio Taiso y es una especie de calentamiento para que el cuerpo inicie bien el día. También es común en las escuelas antes del inicio de clases y también se pueden ver a muchos adultos y ancianos haciendo gimnasia al aire libre.

No tirar basura en la calle.

En general, los japoneses se preocupan por no ensuciar las calles por donde pasan, así, cuando no encuentran botes de basura por el camino, acostumbran a llevar la basura a casa para desecharla. Dado que en Japón no hay empleados de limpieza y los propios habitantes hacen turnos para recoger y limpiar la basura en las calles, cada ciudadano procura hacer su parte, contribuyendo al bienestar de todos.

Ayudar en la limpieza.

En las escuelas, los alumnos ayudan a limpiar el salón de clases y en las fábricas y empresas son los propios empleados quienes se encargan de la limpieza, incluidos los baños. Ya en las casas, es la señora de la casa y otros integrantes de la familia quienes cuidan que todo esté limpio. Tener empleada doméstica y niñera no es algo común en Japón, por eso toda la familia procura contribuir de alguna forma con los quehaceres domésticos

Separar la basura.

En Japón, si encuentran una bolsa con basura mezclada, lo más seguro es que la dejen atrás con un adhesivo bien grande indicando que se haga una separación correcta. Como consecuencia, la reputación con los vecinos que hacen esto no es nada buena. ¿Es laborioso? Al principio sí, por falta de costumbre, pero después que se convierte en un hábito terminas entendiendo que es un esfuerzo que vale la pena. La sociedad japonesa es muy organizada y rigurosa en relación a la colecta y separación de la basura. Todo es debidamente separado como cartón, espuma de poliestireno, plástico, botellas de PET, botellas de vidrio, latas de aluminio, etc. De esta forma, es posible hacer un reciclaje eficiente, reaprovechando los máximo posible, evitando el desperdicio.

Recoger el excremento de perro.

No hay nada más desagradable que pisar excremento de perro, ¿cierto? En Japón, raramente sucede esto, pues las personas que llevan a sus perros a pasear van equipadas con una bolsa y una pala para recoger los desechos que el animal eventualmente arroja por el camino.

Usar bicicleta como medio de transporte.

Es una cosa admirable de la sociedad japonesa. Usan la bicicleta para todo, para ir a hacer las compras, para llevar a los niños a la escuela o para dirigirse al trabajo. Además de contribuir a la reducción del tráfico de automóviles en las calles, también es un transporte ecológicamente correcto, como plus tenemos que es un hábito que ayuda a combatir el sedentarismo.

Tener buenos hábitos alimenticios.

La fama de longevidad de los japoneses básicamente se debe a su alimentación, compuesta de muchas verduras, legumbres y pescado, incluso en el desayuno. Otro gran hábito alimenticio de los japoneses es el té verde, consumido a diario. El té verde es benéfico para la salud pues es rico en antioxidantes y nutrientes que ayudan a reducir los índices de colesterol, presión arterial y los riesgos de padecer obesidad.

Dejar una contestacion